Texto: Kos Q.

La industria de los videojuegos nos aburre bastante. Por suerte existen algunos títulos, normalmente independientes o no comerciales, que desafían las normas que imponen los juegos comerciales y se atreven a probar nuevos conceptos y explorar nuevas formas de transmitir ideas.

 sideways

And I Made Sure to Hold Your Head Sideways (2016)
¿Alguna vez te ha pasado que una amiga te cuente todo lo que hiciste durante una noche de borrachera y no te acuerdes de nada? ¿Como si lo que te estuviese contando fuese parte de una historia protagonizada por una persona totalmente ajena a ti? And I Made Sure to Hold Your Head Sideways (Me aseguré de sujetarte la cabeza de costado) de Jenny Jiao Hsia habla sobre la exaltación de la amistad y el amor entre dos personas cuando están bajo los efectos del alcohol, esa sensación que tienes cuando has bebido demasiado y el amor que sientes hacia tu amiga o compañera se multiplica hacia el infinito; y la reconstrucción, a la mañana siguiente, de esos hechos vividos y olvidados.

sin-titulo-5

Her Story (2015)
Encarnamos a un/a trabajador/a de la policía que debe intentar resolver un antiguo caso de asesinato a base de visualizar grabaciones de interrogatorios a una mujer, en un ordenador anticuado. Las diferentes entrevistas están divididas en fragmentos y, buscando en la base de datos palabras clave, debemos llegar a la verdad. Es un juego completamente no lineal y requiere de nuestra participación activa en el atar cabos y reconstruir los hechos de su compleja historia.

dis4ria

Dis4ria
Un pequeño juego desarrollado por Auntie Pixelante (o Anna Anthropy) que relata su lucha contra su disforia y los meses en los que estuvo en terapia de sustitución hormonal. Compuesto de varios minijuegos, este (podríamos llamarlo no-juego) representa las fases por las que pasan las personas con disforia y la transmisoginia con la que tienen que lidiar día a día. Es un juego honesto, personal, crudo y está hecho para que las personas trans puedan aprender sobre sí mismas, reflexionar y sentirse identificadas, aunque puede servir en cierto modo para que personas cisgénero puedan entender un poco mejor el sufrimiento por el que pasan. Está disponible una secuela llamada Ohmygod Are You Alright, también autobiográfica, que parodia la falsa empatía que muchas veces producen este tipo de juegos en personas privilegiadas y habla sobre lo terrible que puede que ser la atención médica para personas trans.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *