We are listen to Ahmerahsu, we´ve been chat

Hablamos con Ah Mer Ah su, la cantante y compositora Estadounidesense, abordando temas como el racismo y el transgénero entre otros

Háblanos un poco de tu historia. ¿De dónde eres? ¿Cómo fueron tus inicios en la música?

Nací en Lansing (Michigan), pero me crie por todo Estados Unidos, en diferentes estados, principalmente en Texas, Florida y Oregón. A los 19 años, cuando transicioné de hombre a mujer, me mudé a San Francisco. Llevo unos seis años viviendo en la Bahía de San Francisco, y en la actualidad resido en Oakland (California). Empecé en el coro, cuando era pequeña.
Me daban clases de canto y de piano, e incluso fui a una Academia de Bellas Artes para estudiar música y arte dramático. Creé mi proyecto musical indie en 2015. Me inspiraban mucho artistas como Feist y Regina Specktor.

¿Por qué has llamado Rebecca a tu álbum?

Es un juego en torno a la figura de esta Becky que la canción de Beyoncé popularizó tanto. En su tema, Beyoncé habla de una tal Becky, «la del pelo bonito» (la mujer blanca). Creo que tiene que ver con misvivencias como mujer trans negra. Y la relación que guardan estas con un mundo que presta tan ta atención a las mujeres cisgénero, blancas y sin discapacidades.

¿Repites algún ritual específico a la hora de crear tus canciones?

Algo así como sentarme a solas conmigo misma, pensar y entonces componer la música por un lado y las letras por otro. Entonces las canciones simplemente “salen”, y generan unos sonidos suntuosos y bellos en mi mente, que me pongo a cantar en voz alta para después componer mis canciones.

¿Crees que es importante la representación en los medios de identidades de género no normativas, culturas no blancas o cualquier otro tipo de alternativa a la norma blanca heterosexual y cisgénero?

Creo que es fundamental que se represente a personas que no tengan por qué ser blancas, y a personas que no sean cisgénero. Creo también que es indispensable que nuestra cultura madure para que se dé visibilidad a nuestras voces.

¿Cómo están ahora mismo las cosas en San Francisco en términos de racismo y transfobia? ¿Es la situación tan mala comonos parece desde España?

Tengo entendido que España es un lugar especialmente hostil hacia la comunidad negra en general, no me quiero ni imaginar cómo debe ser la vida de una persona trans y negra en España, pero San Francisco es también un lugar en que solía haber mucha más gente negra y del que, por culpa de la gentrificación y la industria tecnológica, las personas negras y racializadas han
sido expulsadas.

Tu música es tan evocadora y emocionante… ¿Nos podrías decir en qué otros artistas te inspiras?

Me inspira muchísimo Feist, por ejemplo. Me atraen mucho las artistas femeninas, en general, y la verdad es que, si lo pienso, he de decir que prácticamente soloescucho voces femeninas. Algunas de mis favoritas son Whitney Houston, Nina Simone, Amy Winehouse, AHNONI y Björk, así como algunas más recientes, como SZA y Solange.

 

Una de tus canciones habla sobre la pérdida de seres queridos y sobre cómo lidiar con el dolor. ¿Cuál crees que es la manera más saludable de hacerlo?
¿O acaso no existe una forma saludable y cada uno debe buscar su propio mecanismo?

Creo que es algo que yo misma estoy en proceso de aprender, pero no creo que yo pueda decirte cuál es la manera adecuada de pasar un duelo. He pasado mucho tiempo en terapia, pero también he desarrollado algunos mecanismos de defensa poco saludables en el pasado. Hay algo que siempre reivindico, que es el autocuidado y la reducción del daño. Reducir el daño significa hacer las cosas de una manera que sabes que te va a mantener a salvo. Significa conocer tus límites, saber lo que te puede hacer daño y prepararte para poder sobrevivir. Así que si te vas a drogar, hazlo, pero vigila la cantidad que vas a utilizar y, tal vez, toma medidas preventivas para asegurarte de que no tienes una sobredosis. La música también me ha ayudado mucho a madurar y superar parte del trauma y la tristeza que llevo conmigo.

 

Nos gustaría saber lo que te gusta hacer para cuidarte a ti misma y gestionar tu ansiedad. Si te bañas, si escuchas música o das paseos…

A veces dejo, sencillamente, que se apodere de mí la ansiedad, lo que podría no ser del todo saludable, pero con mi terapeuta he estado trabajando en una técnica que se llama mindfulness, que implica permitirse no pensar, y experimentar sin más el momento tal y como está sucediendo, prestando cuidadosa atención a los detalles en el entorno: fijarse en las paredes, en el color que tienen, fijarse en el suelo, en su apariencia, en donde está… E incluso cuando uno va andando por ahí, fijarse en la propia respiración, en el cuerpo…
Eso es lo que permite que desaparezca parte del ruido que tenemos en la mente. Por supuesto, la música es un recurso impresionante que me ayuda a superar, en cierta medida, mi ansiedad. Muy a menudo incluyo la ansiedad en mis canciones, y busco maneras poéticas de hablar de mi salud mental.

 

Sabemos que eres una artista habitual en espacios de creación y música queer. ¿Te has planteado abrirte a espacios más generales para que tu música llegue a personas que no forman parte de la comunidad queer, o prefieres estar en espacios más seguros?

Creo que mi música llega a muchas personas muy diferentes entre sí, y creo que las personas queer, en concreto, sienten una atracción especial por la música, porque compartimos, sin duda, una
experiencia común relacionada con el ser queer en una sociedad que intenta destruirnos. Quiero que mi música tenga un enorme éxito y que esté por todas partes, y quiero que todo el mundo se haga partícipe de ella en formas que sean saludables y positivas.

 

Ahora estás de gira por Europa. ¿En qué se diferencian los diversos públicos nacionales? ¿Dónde se baila más? ☻

Es curioso, creo que el público más cálido, más dispuesto a bailar y más amable tal vez haya sido el de Canadá. En Berlín había muy bien ambiente, todo el mundo parecía estar pasándoselo muy bien, y era un público donde veías a mucha gente venida de todos los rincones del planeta. Me encantaría ir a España y actuar allí. Nunca he estado en el país, y tiene pinta de ser un sitio donde me lo pasaría muy bien. Sinceramente, la verdad es que estoy inmensamente feliz y estimulada con la idea de que a la gente le guste de verdad la música que hago. Me hacéis sentir tan bien…

 

 

Texto: Iria Domínguez y Kos