Natalia Ninou por Cristina Stölhe

Sisterhood es uno de nuestros WELOVE del último número. Cristina Stölhe fotografía a chicas creativas que admira y le gustan en varias entregas.
La primera es Natalia Ninou, la entrevistamos para conocerla mejor.
Empezaste filosofía y te pasaste al diseño gráfico. ¿Qué pasó?
 La pregunta es justo al revés, me pasé del diseño gráfico a la Filosofía, pero solo estuve un año. Me aburría la parte genérica de la filosofía y solo me interesaban épocas de pensamiento muy concretas, como la Edad Media, en que casi toda la filosofía occidental se basaba en la religión, pero para adentrarme más en ese campo tendría que haber cambiado a teología y ahí dije basta, no le podía plantear a mi madre otro cambio de carrera y dejé los estudios.
 
¿Qué opinas de las Redes sociales y de cómo están afectando a nuestras relaciones personales?
 Las redes sociales siempre me las he tomado en broma, creo que no he puesto nada en serio en mi Facebook desde que lo abrí por primera vez y prefiero que así sea. En Instagram me pasa lo mismo, de hecho, disfruto teniendo pocos likes porque significa que mi desvinculación con la gente sigue siendo real y para mi es algo positivo, me aburre formar parte de algo. Después pones una foto de tu cara y superas tu récord de Likes…¡Es absurdo!
¿Qué cambiarías del mundo ahora mismo si pudieras?
Del mundo no cambiaría nada porque no soy Dios ni pretendo serlo, es tal y como tiene que ser, nos merecemos las cosas malas y las cosas buenas que pasan. Todo sigue un orden que me parece demasiado pretencioso querer cambiar. El ser humano tiene cosas buenas a la vez que es egoísta, sin escrúpulos y ruín por naturaleza, pretender un mundo de paz y amor cuando los seres humanos somos así, no tiene sentido.
¿Qué planes tienes para el futuro?

Por fin tengo algo claro y es que me quiero meter en el mundo del porno, tengo muy clara la estética y el tipo de porno que haría, aunque para eso hace falta tiempo y paciencia y me gustaría aprender desde dentro, es en lo que quiero adentrarme ahora.

¿Qué te gusta y qué odias de Madrid?

Lo que más me gusta de Madrid es la luz, odiaba la luz de Barcelona pero aquí da igual que sea invierno o domingo que la luz no me da tristeza, ni ganas de tirarme por un balcón.

¿Cómo sería el club ideal en el que te gustaría poner tus remixes?
 

Un club ideal sería como los Afters que había antes en Berlín al lado del río, no sé si siguen existiendo, pero recuerdo la vez que fui al Bar25 y me pareció como un parque de atracciones. La gente iba a pasárselo bien, a bailar. Podías llevar un burka en la cabeza o ir en bragas, desnudo o solo con un abrigo por encima, que a todo el mundo le parecía bien. Supongo que los clubs donde la gente solo va a mostrarse, a hacerse fotos y que no saben ni les interesa lo que está sonando, no serían clubs donde me gustaría poner música.

¿Qué te gusta escuchar cuando estás triste? ¿Y cuando estás feliz?
 
Hace tiempo que no estoy triste pero cuando lo estaba escuchaba Doom o Black metal, o el Houdini de los Melvins era bastante recurrente también. Cuando estoy feliz escucho de todo, desde música electrónica a disco, italo o cantos gregorianos, cualquier cosa me va bien.
¿Recomiéndanos los artistas que más te gustan ahora mismo? ¿Qué te inspira?
No me inspiran los artistas, me podrían inspirar sus obras pero creo que me inspira tal vez más los espacios o el ruído de una fábrica metalúrgica que un artista, la pintura flamenca del s.XV es bastante inspiradora también.​