¿Cómo empezaste con tu marca?

Fue después de trabajar en Givenchy. Durante un tiempo, tuve ganas de ir por mi cuenta y, a pesar de que la necesidad de crear Neith Nyer siempre estuvo ahí, finalmente me sentí preparado para hacerlo. La idea de cómo sería el cliente de Neith Nyer la tenía, y una marca que encuentra su inspiración en mi diario secreto parecía un reto y una gran idea al mismo tiempo. Así que lo hice.

¿Cuál es tu principal inspiración?

Mi historia personal. Como he dicho, Neith Nyer es mi diario secreto, cada colección proviene de una historia muy personal, la gente que me rodea, la que conocí en mis viajes por todo el mundo. Desdibujar los límites siempre me ha atraído y es lo que me hace sentir cómodo y satisfecho.

¿Cómo es la persona que tienes en mente cuando diseñas?

De espíritu libre, audaz, vulgar e intrépida.

Tus castings son siempre increíbles y diferentes. ¿Qué dirías que tienen en común?

La frescura de la juventud y las agallas para sobrepasar los límites. Diseño para las personas que me inspiran y cada casting es un reflejo del equipo con el que me relaciono en ese momento. Recientemente empezamos a trabajar con Leila Azizi, una increíble directora de casting con una impecable visión contemporánea de cómo la moda se relaciona con la gente y estamos impacientes por comenzar la nueva temporada.

¿Cómo describirías tu colección SS 2018?

Es un futuro vergonzoso, un espejo psicológico de la época en la que leía Sailor Moon, una odisea en la que veo cómo la sociedad del futuro destruye la tecnología y vuelve a sus raíces.


¿Cuál es tu look favorito y por qué?

Es el look número 4, la “chica leopardo”, porque es un choque entre lo viejo y lo nuevo, lo feo y lo bonito, lo vulgar y lo elegante. Jugar con el sentido común es fascinante, situarme en esa delgada línea que separa las cosas.

Presentaste tu colección en el showroom de la revista Novembre. ¿Cómo es tu relación con las revistas y cuáles son tus favoritas?

Para mí, una revista, tanto como el estante de una tienda, es el fin del ciclo, cuando mi ropa deja mi universo creativo para ser interpretada por otros.
Es como dejar tus huellas en la historia de la moda y que cada página sea un nuevo descubrimiento. Me emociona ver cómo se utilizan mis prendas en los editoriales y me hace pensar en cuando era adolescente y solía pasear entre los estantes de la única librería que vendía publicaciones de moda en mi ciudad natal. Espero estar alimentando los sueños de los jóvenes de ahora, como los míos lo
fueron una vez. Tengo que decir que mi favorita es Novembre, no solo porque tengo una admiración abierta por el trabajo de Florence Tetier, sino porque pienso que su equipo creativo propone algo único, agudo y audaz, como Neith Nyer. También me chiflan Self Service, Revue y la recientemente creada APART.

Si tu colección fuera una canción, ¿cuál sería? ¿Y una estrella de cine?

“Belladonna of Sadness” sería la canción. ¿Una estrella de cine? Serena de Sailor Moon.

¿Cuál es tu canción favorita en este momento?

“Change” de Lana Del Rey.